Joel Salinas
en

Este doctor siente tus dolores

Se llama sinestesia tacto-espejo

El Dr. Joel Salinas ve colores en la música, los número tienen personalidad y las dolencias que puede tener otra persona las siente como propias. Él pensaba que así era como todo el mundo experimentaba el mundo, hasta que empezó a estudiar medicina.

Joel sale corriendo al baño del hospital y vomita. Se lava la cara y se mira al espejo. Lo que ve es su piel pálida y su expresión demacrada.

Él no sabe aun que tiene una rara condición llamada “sinestesia tacto-espejo”. Cada vez que ve a alguien sufriendo, él sufre lo mismo. El día que vomita y se ve al espejo, ese mismo día, había visto a alguien morir.



“Alguien había tenido un paro cardíaco y me agarró con la guardia baja”, dijo Joel.

“Vi que le estaba dando un ataque al corazón y podía sentir la compresión en mi pecho y como se me cerraba la garganta”.

Cuando el paciente fue declarado muerto, 30 minutos después Salinas experimentó un “silencio inquietante”.

“Tenía una ausencia absoluta de sensación física”.

La sinestesia es una condición en la que uno o más de tus sentidos se mezcla con otro, en lugar de sentirlos por separado. Algunos perciben el gusto de la música y otros ven colores cuando ven números. Las variantes de “mezcla” son muchas.

Por ejemplo, Salinas tiene recuerdos de su infancia en la que escucha el timbre del recreo pero ve los colores amarillo y azul.

Lo interesante de la condición de Salinas es que siendo adolescente, se dio cuenta que haciendo que la otra persona se siente mejor, hacía que él también se sienta mejor. Y fue ahí que se dio cuenta que “curando gente” iba a hacer que él se sienta bien y por eso decidió estudiar medicina.

No había hablado tan abiertamente con nadie sobre su condición porque el pensaba que efectivamente todo el mundo sentía lo mismo. Hasta que un compañero de la facultad le describió gente que escuchaba colores y olía la música y él supo que en realidad su forma de sentir no era nada normal.

La experiencia de la sinestesia tacto-espejo se había vuelto mucho más intensa cuando ingresó en la facultad de medicina. Cuando vio un adolescente siendo operado en la tabla de operaciones, sintió fuertemente como el bisturí cortaba la piel en su abdomen.

El punto extremo fue ver el paro cardíaco. Ahí sintió que debía tomar medidas al respecto.

Joel se dio cuenta de dos cosas:

  1. Cuanto más se parecía la otra persona a él (físicamente) más sentía la sinestesia.
  2. Cuanto más se acercaba a esa persona o generaba mayor empatía, más sentía. A tal punto que sólo viendo los gestos de la persona, podía saber si tenía sed, hambre o estaba con dolor.

¿Qué te pareció?

5 points
Upvote Downvote

Total votes: 5

Upvotes: 5

Upvotes percentage: 100.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

tetris-la-historia-juego-sovietico-urss-nintendo

La historia bizarra del Tetris

Consola Atari

Atari aclara un poquito más el panorama sobre su nueva consola