en

El tren fantasma

Argentina pareció perderse, como éste cronista, en la nostálgica y fantasmagórica Nizhny Nóvgorod. Un viaje en el tiempo.

Nizhny Nóvgorod es una de las ciudades rusas que cuenta todavía con más resabios del socialismo (durante dicho período, los extranjeros no tenían acceso al lugar, y así se convirtió en una suerte de fortaleza soviética), algo de lo que uno puede dar cuenta caminando la ciudad por dentro por sus homogéneas y antiguas construcciones. También registramos largos y anchos terrenos silvestres en medio de la ciudad, calles de difícil acceso, y como en todo Rusia, gente muy amable, siempre bien predispuesta a la ayuda, y con una geneorisdad que esperamos algún dia recompensar.

Si en la capital rusa el idioma es una barrera casi infranqueable a excepción de contados casos, la situación en Nizhny es aún más preocupante: las señas son prácticamente el único medio de comunicación cara a cara, aunque siempre con el invalorable aporte del Google Translator.

Dicho lo cual, Nizhny resulta una suerte de viaje en el tiempo, y como tal, puede convertirse en un sueño… o una pesadilla. En ese sentido, para la selección Argentina fue la peor de sus noches desde que pisó territorio soviético: cayó abultadamente ante Croacia por 3-0 y sufrió la derota más importante de su historia en la era moderna de los Mundiales.

La pesadumbres de Sampaoli, Messi y compañía tuvo su primer efecto en Caballero, que casi como un boomerang, falló con acaso la más ponderada de sus virtudes (al menos por el entrenador): la salida con los pies.

Después, llegaría el contagio de esa desazón reinante en el campo para toda una tribuna esperanzada desde bien empezado el día en la quinta ciudad más poblada de Rusia, que a través de cánticos incesantes a lo largo de la peatonal principal de Nizhny, Bolshaya Pokrovskay, había llenado de color (en proporciones repartidas con los croatas) una ciudad por naturaleza tranquila y, si me permiten, nostálgica.

Con el primer gol de Croacia, todo ese jolgorio de la tarde pareció quedar en el pasado como un viejo ideal, acaso como el comienzo de algo que nunca tendría su culminación. Despues, llegarían los repudiables insultos a los futbolistas desde las plateas, primero al arquero y luego el entrenador, y la difusión en redes sociales de un lamentable video de hinchas argentinos linchando a aficionados croatas dentro del estadio.

Es momento de volver a Moscú. Para el viaje de regreso, nos espera un Bla Bla Car, app de “pooleo” de autos por la cual muchas personas comparten vehículo para abaratar costos de viaje. Argentina ya había partido horas antes de regreso a su punto de concentración y centro de entrenamiento en Bonnitsky, en busca de una luz que vendría directo desde la ciudad de Volgogrado, dónde Nigeria derrotó a Islandia para regresar al equipo argentino a su momento presente, ya lejos de Nizhny Nóvgorod, su peor pesadilla.

¿Qué te pareció?

2 points
Upvote Downvote

Total votes: 4

Upvotes: 3

Upvotes percentage: 75.000000%

Downvotes: 1

Downvotes percentage: 25.000000%

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Brownies mundialistas

Argentina vs Nigeria